La imagen en madera de Santiago a caballo del siglo XVII, de la ermita de Santiago, en Artea, resultó gravemente dañada en un acto vandálico en septiembre de 2019. La imagen quedó mutilada y algunos de sus elementos fueron arrancados de la talla principal. Hace unos días la imagen ha sido trasladada a un taller de restauración artística donde se procederá a su arreglo, según informa la web de las parroquias de Arratia.

El presupuesto de los trabajos de restauración, que esperan tener listos para la fiesta del santo, el 25 de julio, es de 2.900 euros y en el mes de junio se celebrará el juicio sobre el presunto autor de los destrozos en la Audiencia de Bilbao.