Las 5 etapas del Camino del Norte a su paso por Bizkaia

Salimos desde la plaza del Ayuntamiento en dirección a la estación de tren, (hoy en día el Albergue de Peregrinos. Cruzamos las vías y por la izquierda continuamos el paseo de la ría de Deba hasta llegar al puente. Pasamos la ría por él, giramos a la derecha por la carretera GI-638 que se dirige a Mutriku y en 100 metros cogemos un desvío a mano izquierda las primeras y fuertes rampas. (650 m)

Un carril de cemento, primero, y una senda entre laureles, madroños y avellanos y toda suerte de especies caducifolias, después, conducen hasta el caserío Pikoaga. La visión del mar y el ambiente rural de prados y cabañas de ganado reconfortan hasta la ermita del Calvario de Maia. El lugar, con la vista parcial de Mutriku, bien merece un respiro. Además, hay una fuente algo escondida, detrás del muro y señalada como Iturria, fuente en euskera. (Km 4).

Retomamos la marcha por la pista asfaltada, jalonada por el vía crucis, pasamos el asador Azkenetxe y cruzamos la carretera. Enseguida nos sumergimos en una senda sombría donde tendremos que sortear varias portillas de madera, seguimos por una senda entre encinas hasta salir a una zona abierta, donde tenemos la última vista de la costa y una nave ganadera. (Km 6,1)

Por la derecha descendemos hacia ella y al llegar a su lado giramos a la izquierda. En breve, sorteamos un último portillo y cruzamos de nuevo la carretera, y de frente en descenso y por pista alcanzamos la cercana Olatz, perteneciente al municipio de Mutriku. (Km 7,8).

(En este barrio ganadero se encuentra el bar-restaurante Zelaieta, único establecimiento donde reponer fuerzas hasta Markina El teléfono por si quieres consultar horario 943 60 45 95.)

Dejando a un lado la ermita de San Isidro, la señalización oficial marca “Arnoate 5,5 km”, progresamos en compañía del arroyo Anu. En un giro a la izquierda nos despedimos de su cauce y seguimos ascendiendo por pista cementada, al final de la misma giramos a la izquierda, (Km 10,4) ahora por bosque hasta superar tímidamente la barrera de los 500 metros de altitud.

En plena subida pondremos pie en Bizkaia (Km 11,5), aunque no se ve señalización alguna de la muga, y ya en descenso, por pista, llegamos al caserío Damukorta, donde es posible que podamos llenar la cantimplora, ya que hay un manantial cercano (Km 12,5).

Continuamos la pista hasta el caserío y collado Arnoate, donde podemos realizar otra parada y refrescarnos en la fuente a cobijo del sol o la lluvia. (Km 13,5). En este punto giramos la derecha para seguir por un sendero ‘rompe-piernas’ que recorre esta vertiente y pasa junto al derruido y abandonado caserío Sakoneta (Km 15,5).

Finalmente llegamos a una pista que transita junto a los caseríos Atzainzabal (Km 17,5) y Amolategi (Km 18). Desde este Caserío tenemos la última subida de esta etapa, cuando llegamos al alto se puede ver ya el valle de Markina. (Km 18,6)

Pasado este punto, ya en bajada vamos por una pista en buen estado y apta para bicicletas, hasta llegar a una pista asfaltada que, tras un breve giro a la derecha, (Km 20,4) seguimos por un camino que vemos de frente entre árboles, seguimos por él, tras varios giros y paso junto a una alambrada, llegamos de nuevo a una carretera y seguimos por la izquierda en descenso por ella, (Km 21,9)  tras un fuerte descenso por pista asfaltada, llegamos a las primeras edificaciones, el campo de Futbol y los Bomberos de Markina, (Km 22,8)

A la izquierda tenemos la torre de Barroeta, una vivienda fortificada de los siglos XIV y XV y seguimos la carretera que nos conduce hasta el barrio de Arretxinaga, y la ermita de San Joaquín y Santa Ana.

Un poco más adelante a la derecha en la vera del Camino, también se sitúa la ermita de San Miguel de Arretxinaga, del XVIII y de planta hexagonal. Merece al menos una visita breve para ver su origen: las tres piedras que forman la capilla y guardan equilibrio entre sí. (Km 23,3)

Tras pasar dos puentes sobre el río Urko vamos de frente por la avenida Arretxinaga y después giramos a la izquierda por la calle Artibai que nos lleva al centro del pueblo. (Km 24).

Desde el ayuntamiento nos dirigimos hasta la parada de Bus al lado de la cafetería Kai, donde giramos hasta cruzar el río Artibai, que junto al río Lea, que visitaremos durante la etapa. Continuamos ligados a un parque para salir a la carretera y atravesándola pasamos por el lateral izquierdo de la casa de enfrente, seguimos el curso del rio hasta la ermita de Nuestra Señora de Erdotza, probablemente del XVI.

Atravesamos la campa donde está ubicada el Humilladero Santutxu, para salir por el otro lado al paseo de un bidegorri, el carril bici de color rojo, de ahí su nombre en euskera, que avanza entre un polígono y el río. Aquí tenemos una fuente. Seguidamente cruzamos el río por una pasarela junto al puente Kareaga, de un solo arco y semioculto por las hiedras. (Km 2,2)

Tras el río, a pocos metros giramos a mano izquierda, pasando una cancela, y nos internamos en un bonito sendero de ribera, con algunas piedras y raíces incrustadas, que llega hasta Iruzubieta. (Km 3,8).

En esta población justo en la carretera que va a Trabakua, tomamos un camino a la dcha. junto al restaurante Armola. Sube hasta el barrio de Altzaga. Junto al acceso a un caserío torcemos a la derecha y entre pinos y portillos llegamos pronto al barrio de Arta. Ya en bajada llegamos hasta la carretera, la atravesamos y entramos en Bolibar, de donde procedió la familia del libertador venezolano Simón Bolívar. Pasamos junto al museo dedicado a su figura y llegamos hasta la plaza, donde se encuentra el ayuntamiento. (Km 6,2).

Junto a la iglesia de Santo Tomás, de marcado rostro defensivo con sus dos torres adosadas, salimos momentáneamente a la carretera para cruzarla y seguir en subida el vía crucis y la calzada medieval que asciende al monasterio cisterciense de Zenarruza. Entramos en Zenarruza bajo un arco y cruzamos el jardín. La antigua colegiata es gótica y también se puede visitar el claustro. (Km 7,3).

Una senda regada por varios arroyos conduce hasta el alto de Gontzagarigana (Km 8,5). La carretera general se queda a la dcha, nosotros continuamos por la izquierda, bajando por pista asfaltada al barrio de Uriona (Km 9,8).

Reanudamos el descenso a Munitibar y la cuenca del río Lea por unas escaleras de madera fabricadas entre los árboles para evitar las múltiples caídas habidas sobre todo en días de lluvia, que finaliza junto a una preciosa casa rural. Una pista nos acerca a Gerrikaitz, la iglesia neoclásica de Santa María, restaurada en 1847, queda a la izquierda, y tras cruzar el río Lea entramos ya en Munitibar. (Km 11,7).

La parroquia de San Vicente de Arbaztegi, que pudo ocupar el lugar de una ermita dedicada a San Miguel, y de nuevo el río Lea señalan el fuerte repecho al barrio de Aldaka. Aquí arriba, a 50 metros del Camino, hay una ermita de Santiago del XVIII. (Km 12,6)

Después la pista sigue hacia la izquierda y nada más pasar la línea de alta tensión, sin salir a la carretera general, tomamos la pista vecinal de la izquierda y bajamos junto al caserío Urnatei. (Km 13,5)

En este punto tomamos una senda que marcha sobre una zona que se nutre de varios arroyos. El recorrido desemboca junto al barrio de Berriondo, del municipio de Mendata. (Km 16).

Una pista vecinal llega hasta la carretera, que seguimos hasta el barrio de Zarra (Olabe). A mano izquierda está el desvío al albergue Idazte Etxea de Mendata. Arriba en el cruce de caminos, se desvía a la derecha hacia el restaurante Zarrabenta. (Km 17,2)

Ojo, porque el Camino no va por la carretera, que sí es recomendable para las bicis.

Atravesamos el barrio, visitando la ermita de San Pedro y San Cristóbal, reconstruida a finales del XVIII y rehabilitada en 1878. Dejamos el núcleo, donde se encuentra el desvío hacia la torre de Montalbán, de planta pentagonal, y tomamos la senda que baja y atraviesa el vetusto robledal compartido entre los municipios de Mendata y Arratzu, una de las joyas intactas de la Reserva de Urdaibai.

Más adelante, un tramo bien recuperado de calzada pasa sobre el puente medieval de Artzubi, que sirve de frontera ente los dos ayuntamientos. (Km 19) Tras cruzar el río Gola entramos en el barrio de Elexalde. Aquí podemos ver la iglesia de Santo Tomás, que domina el paisaje de Arratzu. Este templo, donde pasaba la calzada medieval, destaca por su coro. (Km 19,2). Siguiendo el vía crucis descendemos hasta el río Gola, con una antigua ferrería ya en desuso desde el XIX, e iniciamos la fuerte escalada hasta el barrio de Marmiz (Km 20,4).

A la misma entrada, en lugar de tomar la carretera de la izquierda que baja a Gernika, nosotros doblamos a la derecha junto a una casa y reanudamos la subida, mucho más contenida. (Km 20,7)

Dejaremos atrás la población para continuar por una senda que recorre la falda del Burgogana, entre pino insigne y eucalipto. Este bonito trayecto cae hasta el municipio de Ajangiz, concretamente a su barrio de Mendieta. Es independiente de Gernika desde 1991. La impresionante iglesia neoclásica de la Ascensión es una obra de Juan Bautista de Belaunzaran que finalizó su hijo en 1860. (Km 23).

Desde Ajangiz hay que seguir una senda que, desde la parte de abajo de la plaza, gira a la derecha entre campas y sendas nos lleva hasta el puente que pasa sobre la utopista y, dejándonos llevar hasta Gernika.

A la entrada, junto al stop de la calle San Bartolomé, giramos a la derecha y tomamos Kortezubi bidea, la primera que sale a nuestra izquierda. Nos dirigimos hacia el Ayuntamiento, final de etapa. (Km 25).

Comenzamos la etapa donde se encuentra el Ayuntamiento. Accedemos por unas escaleras a la solemne iglesia gótica de Santa María. Tras su portada continuamos a mano izquierda por la calle Allende Salazar y en breve a la derecha por Santa Klara para llegar hasta la Casa de Juntas, de estilo neoclásico y situada donde se encontraba la ermita de Santa María la Antigua y el célebre roble de Gernika, donde juraba su cargo el Señor de Bizkaia y actualmente también el Lehendakari. (400 m)

Rodeamos el conjunto y accedemos bajo un arco, pasando el colegio Allende Salazar y giramos a la izquierda para seguir de frente durante un buen trecho por las calles Zearreta y Mestikabaso. En esta zona tenemos varias fuentes para rellenar la cantimplora.

Finalmente giramos a la derecha por la calle y llegamos a la ermita de Santa Lucía, en el barrio de Zallo. Formaba parte de las posesiones de la familia Mezeta-Allende Salazar junto al caserío, el molino y la ferrería. (Km 1,6).

Seguimos la pista asfaltada, pasando el arroyo Mikene, e iniciamos con paciencia el ascenso al monte Bilikario, bien rodeada de vegetación y con abundante piedra al inicio, que con tiempo de lluvia suele estar muy embarrada. La pista forestal salva un desnivel de 260 metros. Durante el esfuerzo sólo debemos atender a un desvío bien marcado, por el que seguimos a mano izquierda en pos de Gerekiz (Km 4,4).

Más adelante salvamos un portillo y bajamos hasta unos caseríos del barrio rural de Pozueta, perteneciente al municipio de Muxika. Uno de ellos suele tener una fuente con una concha en el exterior para alivio de los caminantes. (Km 5). Un tramo de asfalto nos lleva en bajada hasta el cruce de carreteras y el Camino pasa a la jurisdicción del municipio de Morga. Evitamos la BI-2121 por un paso subterráneo. (Km 6,8)

Tras el paso salimos a la carretera que se dirige a Eskerika. A la entrada está la ermita de San Esteban de Gerekiz, justo en uno de los itinerarios que seguían los antiguos señores de Bizkaia para jurar y respetar los fueros (Km 7,1). Continuamos por esta carretera hasta la altura del caserío Landotz, con frontón, donde tomamos una pista forestal que sale a la derecha. (Km 7,9)

Tras una bajada y posterior subida salimos de nuevo a la carretera, que tomamos por la derecha bajo unos eucaliptos, y rodeamos el caserío Pepiena. A 250 metros se encuentra el albergue Eskerika. (Km 9,5).

Tras el caserío Pepiena, una pista conduce hasta el desvío que sube entre árboles (Km 10,7) y al llegar al alto cruzamos y seguimos de frente, ya en descenso por varias sendas hacia Larrabetzu, salimos a una carretera vecinal unto al caserío Barrenetxezara. (Km 12,5)

Por la carretera vecinal y en descenso pasamos varios caseríos y llegamos a Goikolexalde, donde nos recibe la iglesia de San Emeterio y San Celedonio, de robusta torre y rodeada por un pórtico. (Km 15,1).

El bello crucero, de doble faz, nos despide y nos sitúa de nuevo en la carretera, que seguimos hasta Larrabetzu. En la localidad hay unos detallados paneles informativos donde se explica con todo detalle la Ruta Juradera. (Km 16,4).

[sgpx gpx=»/wp-content/uploads/gpx/3GERNIKA-LARRABETZU.gpx»]

Desde Lezama salimos por el arcén de la carretera que nos conduce en dirección de Lezama, nos encontramos que nos han preparado un arcén para poder caminar, ya que anteriormente había que compartir durante bastante rato la carretera con los coches. Así llegamos a la localidad de Lezama. (Km 3,4)

Vamos dejando Lezama siguiendo la carretera que traíamos la BI-637. Pasamos por los diferentes barrios de la localidad, como Aretxalde, donde está la iglesia de Santa María, gótica del siglo XVI que conserva en su interior, la mesa de la anteiglesia donde se reunían las antiguas comunidades del municipio. Pasamos también el desvío a la torre señorial de Lezama y tras el humilladero barroco del Santo Cristo pasamos al barrio La Cruz. (Km 4,4)

La presencia cercana de la gran urbe comienza a dibujar un paisaje donde se mezclan polígonos, gasolineras y marquesinas que nos acercan hasta Zamudio. A la altura de la iglesia de San Martín, en el barrio de Arteaga el itinerario gira 90 grados a la izqda. Justo detrás de la iglesia se encuentra la torre de los marqueses de Malpica, donde podemos detenernos en la lectura de los paneles informativos, que describen los alimentos que se consumían durante el medievo. (Km 6,4).

Después del giro nos acercamos hasta el polígono industrial Pinoa, que atravesamos en pendiente para tomar posteriormente un camino que nos lleva sobre el corredor del Txorierri, un vial de tres carriles por sentido que rodea la parte norte y este del Gran Bilbao (Km 7,6).

Lo cruzamos por un puente y giramos a la derecha para tomar en breve un bello camino entre caducifolios que continúa el ascenso al monte. Después enlaza con una pista pavimentada que recorre el barrio disperso de San Antolín.

Pasamos junto al antiguo (hoy en día cerrado) restaurante Amairu Aretxeta donde un mirador permite ver tras los prados el Parque Tecnológico de Zamudio, Derio y Erandio. El Camino de Santiago llega seguidamente a la carretera BI-3732 que se dirige al Vivero. (Km 10,1).

Se sigue 60 metros por la izquierda y se cruza para coger un camino que cubre los últimos metros de ascenso sobre la calzada de los Zamudianos, un antiguo camino real procedente de Bermeo. Coronamos así el Monte Avril, también llamado Iturritxualde, en este lugar han construido un paraje con merenderos, paneles informativos y una cabaña con duchas. (Km 10,3) (la cima real queda ligeramente por encima del Camino, a 382 metros de altitud). Un parque y un área recreativa permiten un descanso visual y recuperar fuerzas antes de internarnos en la ciudad. (Km 11,1).

Seguimos en bajada, ahora por camino hormigonado, tras pasar la residencia del Sagrado Corazón de Jesús, obtenemos otra panorámica de Bilbao y cruzamos un puente peatonal sobre la BI-631 que baja a Bilbao. (Km 12,1).

Recorremos el barrio de Begoña por las calles Camino de Atxeta, Grupo Arabella y Zabalbide antes de llegar a la basílica de la Virgen de Begoña, obra del siglo XVI sobre una antigua ermita que acoge a la patrona de Bizkaia. Una réplica de la imagen peregrinó por toda la provincia en 1949 y la talla original ha paseado por Bilbao con motivo de catástrofes, epidemias y actos litúrgicos. (Km 13,4)

Bajamos de frente, desde la entrada principal por la calle Andra Mari, señalizada con azulejos amarillos y azules y el dibujo de la vieira que encontraremos en el itinerario urbano, hasta las Calzadas de Mallona, donde los que no quieran evitar las escaleras, pueden bajar por la calzada. Frente al número 5 tiene la sede la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Bizkaia. (Km 14) Las calzadas de Mallona desembocan en la concurrida plaza Miguel de Unamuno.

De frente, las calles de la Cruz y Tendería y a un lado se levanta la catedral gótica de Santiago. (Km 14,4)

[sgpx gpx=»/wp-content/uploads/gpx/LARRRABETzU-BILBO.gpx»]

Desde la Catedral, en el Casco Viejo, tomamos la calle Tendería hasta el mercado de la Ribera; seguimos a mano izquierda, pasamos ante la iglesia de San Antón, (Km 200) atravesamos el histórico puente de San Antón y giramos a la derecha; ascendemos por la calle Bilbao la Vieja y la plaza de los Tres Pilares, enfilando la calle San Francisco, en ligera subida. 700 metros más adelante llegamos a la plaza Zabalburu, (Km 1,3)

Seguimos siempre de frente a lo largo de la calle Autonomía; recorremos con paciencia sus 1,2 km hasta la plaza Aita Donostia, en Basurto. (Km 2,7)

Seguimos apenas 100 metros por la avenida de Montevideo y enseguida torcemos a mano izquierda, ascendiendo por una rampa peatonal y que nos lleva a la antigua carretera Basurtu-Kastrexana, con su amplia acera; al cabo de 200 metros giramos a la izquierda por la calle Lezeaga, en franca subida, pasando bajo un viaducto de la autovía A-8. (Km 3,1)

Muy pronto las señales nos introducen en un parque arbolado, tras el cual nos incorporamos al Camino de Kobetas, siempre en ascenso. Ya una vez pasado el antiguo albergue de peregrinos, giramos 90 grados a la izquierda, sin necesidad de subir a lo alto del monte; enseguida sale a la derecha un camino hormigonado que arranca junto a una casita humilde; (Km 4,6) ya sea por dicho camino o tomando de frente una senda de hierba y gravilla, iniciamos una fuerte bajada que nos introduce en el bosque.

Tras un tramo por sendero de tierra en el que franqueamos un par de portillas para el ganado, nos incorporamos a una pista asfaltada y dotada de acera, que seguimos a mano derecha (Km 6).

Atravesamos un túnel bajo la autovía y llegamos ante la carretera local de Castrejana BI-3742, seguimos a la izquierda y a unos 50 metros un paso de peatones nos ayuda a incorporarnos al puente del Diablo de Castrejana. (Km 6,6)

Puente sobre el río Cadagua, de origen medieval y construido mediante un solo arco de medio punto, por lo cual es conocido como Puente del Diablo. Este río marca el límite entre los términos municipales de Bilbao y Barakaldo.

Pasado el puente seguimos a mano izquierda, en dirección hacia Santa Águeda. Atención, pues 50 metros después tenemos el poste de madera que indica la bifurcación entre el Camino de Balmaseda (e inicio también del Camino Olvidado) y el Camino del Norte. (Km 6,8)

Nosotros giramos a la derecha y cruzamos un paso a nivel, iniciando una durísima cuesta por pista asfaltada en dirección a la ermita de Santa Águeda; tras varias curvas, dejamos la pista y tomamos a mano izquierda una calzada medieval a través del bosque, con pavimento de losas de piedra y cuyo trazado presenta forma de zigzag. Al cabo de 300 metros finaliza este bello tramo de calzada y, tras un último repecho por asfalto, llegamos a la ermita de Santa Águeda, donde hay una fuente con una mesa y un banco, perfecto para descansar unos minutos. (Km 7,7) Data del siglo XVI. Cada 5 de febrero se celebra aquí una misa y una romería muy popular, que se repiten al domingo siguiente.

Iniciamos el descenso por pista asfaltada, pasando al cabo de 1,5 km junto a un gran depósito del Consorcio de Aguas de Bilbao, superamos las casas de Basatxu y seguimos hasta los primeros bloques del barrio de La Paz (Cruces-Barakaldo). (Km 10,7) Tomamos a la izquierda la calle La Paz (Bake Kalea), pasamos junto a la valla de un campo de fútbol y bajamos por el bonito parque Tellaetxe (donde está indicado el desvío al albergue del polideportivo de Gorostiza, que queda a 200 metros). (Km 11,5) De nuevo entre calles, coches y aceras, continuamos en dirección al centro, siempre atentos a las flechas, llegamos ante una rotonda de la N-634, que superamos por la izquierda gracias a un paso inferior, para acto seguido bordear la parroquia del Sagrado Corazón por la derecha, entramos por un estrecho callejón, tomamos la avenida Euskadi y pasamos bajo la autovía A-8. (Km 12,2)

Tras superar una gran rotonda, seguimos de frente por la Avda, de Euskadi, caminando junto a los edificios de la Feria de Bilbao y por misma Avda. de Euskadi llegamos al edificio de los Juzgados de Barakaldo. (Km 13,6)

Rodeamos el parque de las Esculturas sin pasar la calle a los Juzgados, y, siguiendo por la calle Gernikako Arbola, la calle Eguskiaguirre, llegamos a la iglesia de San Vicente. (Km 14,3)

Situados bajo la torre de la iglesia, cruzamos en diagonal una plaza con juegos infantiles y tomamos la calle Rosario hasta la puerta del cementerio; rodeamos su muro por la derecha y descendemos hacia un paseo arbolado junto a la ribera del río Galindo, que seguimos a mano derecha. (Km 14,9)

Al cabo de 400 metros nos incorporamos a un carril bici, pasamos bajo el puente de la línea de metro y cruzamos el río gracias a una pasarela peatonal. (Km 16,1)

Después de caminar bajo el tablero del puente del tren tomamos a la izquierda un pasillo estrecho, en paralelo a las vías, en un tramo bastante desangelado; subimos la cuesta de San Ignacio y llegamos a los primeros edificios del casco urbano de Sestao. Seguimos a lo largo de la Gran Vía hacia el centro de la localidad, donde está la boca de la parada de metro y, justo enfrente, el ayuntamiento. (Km 17,7)

[sgpx gpx=»/wp-content/uploads/gpx/BILBO-SESTAO.gpx»]

Al llegar ante el ayuntamiento torcemos a la derecha y descendemos por la calle Aizpuru hasta la calle Chávarri, paseo por el que avanzamos en paralelo a la ría, con vistas sobre ésta. Siguiendo por la acera entramos en el municipio de Portugalete; superamos un mirador, desde el que ya se puede ver el icónico Puente Colgante y —a lo lejos— el mar; al cabo de 500 metros nos desviamos a la derecha para bajar hasta la basílica de Santa María (si está abierta podemos sellar la credencial) y la torre de Salazar; pocos metros más allá tenemos la plaza de la Rantxería y la calle Casilda Iturrizar, por donde prosigue el Camino del Norte. (km 1,6)

Arrancamos en la calle Casilda Iturrizar, que asciende desde la ría y dispone de rampas mecánicas. Seguimos de frente por la avenida de Carlos VII y al cabo de 300 metros pasamos junto a una boca del metro (como las de Bilbao, fue diseñada por el arquitecto británico sir Norman Foster); continuamos por la acera derecha de la avenida, superamos una gran rotonda y 300 metros más adelante tomamos a la derecha un bidegorri, muy frecuentado por ciclistas y caminantes; éste en concreto resulta singular, pues incluye viaductos, protecciones laterales y áreas de descanso. (Km 2,7)

Seguimos por dicho carril, que se eleva por encima del trébol de la autovía; al cabo de 800 metros pasamos junto a una escultura metálica, donde hay un poste indicador que ofrece un camino alternativo por la localidad de Ortuella, pero nosotros continuamos de frente, en ligero ascenso. Al cabo de 1,6 km superamos un área de descanso con mesas y una fuente; 500 metros después llegamos a un cruce donde giramos a la derecha para seguir otro bidegorri; cruzamos por debajo de la N-634, pasamos cerca del barrio de Nocedal y poco después bordeamos la localidad de Gallarta (municipio de Abanto-Zierbena). (Km 7,2)

Pasamos por detrás de unas casas en hilera y franqueamos un paso inferior bajo la nacional N-634; continuamos por el bidegorri durante 1,2 km, pero lo dejamos para cruzar un puente a la izquierda sobre la N-639; acto seguido viene otro puente y, después de una bajada, un paso inferior bajo la autovía A-8. Continuamos por pista hormigonada, entre paisajes muy agradables, y al cabo de 700 metros volvemos a encontrar el carril rojo; tanto da seguir de frente por la pista como tomar el bidegorri a mano izquierda, pues ambos trazados discurren en paralelo y confluyen en la turística playa de La Arena (perteneciente al municipio de Zierbena), con varios bares y restaurantes. (Km 12,8)

Avanzamos a la izquierda, por detrás del aparcamiento, hacia el extremo de la playa, para continuar por una pasarela de madera sobre la arena; justo después de cruzar un puente peatonal (con pilón metálico y tirantes, sobre la desembocadura del río Barbadun) llegamos a una placita donde vemos una residencia de tercera edad y la ermita de la Virgen del Socorro. El camino no entra en el pueblo de Pobeña, que queda a 300 metros y cuenta con albergue de peregrinos, bares y restaurantes. (Km 14,1)

[sgpx gpx=»/wp-content/uploads/gpx/SESTAO_POENA.gpx»]